El que entra al juego de la política tiene que tener en su cabeza que en determinado momento tendrá decepciones, rechazos, calumnias, y sobre todo, a merced de ser criticado en los medios de comunicación por comunicadores y periodistas.

El que no quiera aguantar ninguno de estos sin sabores que salga del pley y se ponga en los blichers o las áreas VIP a disfrutar del juego, y aun asi le puede dar una bola de foul.

A la hora de una persona optar por una posición política o tener un cargo en la administración pública ya se convierte en una figura pública o en un blanco de ataques o de halagos. Es decir, dependiendo su desenvolvimiento.

En los países democráticos un amigo puede no gustarle y expresar su libre opinión acerca de otro amigo y nada pasa. Es su valoración, su punto de vista, su opinión.

En los países como el nuestro, muy pocas veces ocurre así. Si un periodista o comunicador, o cualquier persona de la sociedad civil no está de acuerdo con la gestión de un Gobernador, Diputado, Senador o Alcalde, aplica la ley del “CAMALEON” cambia de color. Es decir, cambia su forma de ser.

Otras de las cosas que suele suceder es que cuando se desnuda a un político de un acto de corrupción, ya el asunto es personal o es pagado por el gobierno para que lo fustiguen.

El político que quiera ponerse un escudo anticrítico, que se busque un empleo privado o que salga del pley, para que no reciba un pelotazo en cualquier momento

Síguenos

Deja un comentario

WeCreativez WhatsApp Support
Somos la voz informativa. Queremos hacer que escuchen tu voz.
👋 Cómo puedo ayudarte?