Un cuento para bobos

Por Francisco Luciano

La propuesta del presidente Luis Abinader Corona, que propone reducir la asignación de fondos a los partidos políticos para construir la Ciudad Universitaria que viene demandando la comunidad de Santo Domingo Este, ha caído simpática en sectores llamados a bien analizar las informaciones y sus contextos.

Resulta, que la propuesta del presidente tiene como propósito vedado debilitar al sistema de partidos, golpeando de paso, a sus adversarios, pese a las consideraciones constitucionales que definen a los partidos como entidades fundamentales para mantener la paz social, la gobernabilidad democrática y el fortalecimiento del Estado Social y de Derecho.

Para el presidente y su partido la posición de ahogar a las demás formaciones políticas resulta cómoda, pues lo que más sobra a un partido en el Gobierno son recursos de cualquier índole, no así, a los demás miembros del sistema que dependen de esos fondos para sostenerse

El pretexto escogido es el de construir con esos fondos la necesaria Ciudad Universitaria en Santo Domingo Este, pues esto granjea simpatías en los más de doscientos mil alumnos que tiene la academia y en buena parte de la población nacional, al tiempo que facilita intensificar la campaña de descredito que contra la actividad política y los políticos vienen realizando sectores de interés que quisieran sustituir a estas instituciones por grupos de la plutocracia.

Los aplausos en medios de comunicación y en el seno de la propia institución académica no se han hecho rogar, en una expresión de lo simplista o manejable que resulta la opinión publica cuando se orquesta una buena campaña de marketing, siendo lo cierto que, para darle lo que a la UASD toca, no hay que quitarles lo que corresponde a los partidos, toda vez que, ambos son instrumentos necesarios para afianzar el desarrollo nacional.

Si el presidente Luis Abinader quiere fortalecer a la Universidad Autónoma de Santo Domingo, lo único que tiene que hacer, es enviar al congreso una propuesta de presupuesto ajustada a la 5778-61 asignando el 5% de dicha pieza para la UASD, sin tener que usar a esa institución en sus propósitos políticos.

Se podría alegar que la propuesta surge en medio de una crisis donde todos debemos sacrificarnos, pero si el presupuesto consignado, que sobrepasa el billón de pesos se ajusta al cumplimiento de la Ley de Autonomía Universitaria, a la Primada de América corresponde un monto superior a los 50 mil millones de pesos para el año 2021, suficientes para que resuelva esa y otras necesidades perentorias.

Los cuentos se escriben para llevar diferentes mensajes, pero el de Luis Abinader Corona, sobre los partidos y la UASD, es un cuento para bobos. Lo que debieran hacer los partidos con representación congresional es devolverle el proyecto de Ley General de Ingresos y Gastos Públicos para que lo reformule consignando el 5% para la Universidad.

El autor es docente universitario y dirigente político.

Síguenos

Deja un comentario

WeCreativez WhatsApp Support
Somos la voz informativa. Queremos hacer que escuchen tu voz.
👋 Cómo puedo ayudarte?